El arte fluye en la calle

levante
Publicado en: Levante, Valencia.
De Ales Serrano
– Fuente: www.levante-emv.com/valencia/2011/12/09/arte-fluye-calle/863446.html
Leer en pdf
________________________________

La aparición de una escultura bajo las torres de Serranos sorprendía a los viandantes hace días. Su autor, el italiano Gianfranco Spada, afirma que el arte en la calle debe servir para reivindicar “la independencia frente al poder”.

El hecho, por inesperado, se convirtió en curiosidad. Pero la curiosidad escondía detrás una reivindicación. Hace días, bajo las torres de Serranos apareció una escultura. Nadie sabía qué hacía ahí, desafiando la amplitud de la entrada medieval a Valencia. Pero con el mismo silencio con que apareció, esa pieza de arte urbano desapareció, de la noche a la mañana. “Aguantó mucho más tiempo de lo que yo esperaba, más de un día”, explica Gianfranco Spada, el artista italiano (Bari, 1972) que plantó la obra.

Su obra, que ha titulado “Més enllà”, representa, según el escultor, “una arquitectura efímera, un pabellón mirador, que se eleva por encima de veinte metros y que en un hipotético bosque nos permitiría ver más allá de los árboles la totalidad de la espesura”. Pero el verdadero motivo del artista de Bari, que lleva en Valencia desde 2002, es “sugerir que hay otras maneras posibles de hacer las cosas”: “La efervescencia del fenómeno de los artistas grafiteros en Valencia es la prueba de que el arte no siempre está al servicio del poder”. ¿Es un nuevo arte callejero? Spada cree que sí: “Espero que esta experiencia situacionista que he llevado a cabo sirva como detonante para que más artistas se sumen y aporten su granito de arena en la mejora de la oferta artística de la ciudad, siempre sin embargo desde el respeto al patrimonio público, con obras que sean removibles”.

Otra cuestión, respondida ya la pregunta de quién puso la escultura ahí, es saber por qué la puso ahí, precisamente, en las torres de Serranos. “Elegí ese lugar como homenaje a cuando durante la Guerra Civil muchas de las mejores obras de arte provenientes del Museo del Prado fueron puestas a salvo en dichas torres”, explica Spada.